La fragmentación del ADN espermático se refiere a roturas o lesiones en el material genético del espermatozoide. A mayor número de lesiones, menor será la probabilidad de producir un embarazo.

También pueden existir daños hechos a las moléculas de ADN que codifican el genoma. En las células humanas, tanto las actividades metabólicas como los factores ambientales, por ejemplo rayos UV o la radiactividad, pueden causar daños al ADN.

Las secuencias de ADN que constituyen la unidad fundamental, física y funcional de la herencia se denominan genes. La información transmitida por los genes determina cada una de las caracterísicas físicas de un nuevo ser. Se considera "óptima" a una cadena de ADN cuyos genes son capaces de transmitir la información y no existe ningún tipo de distorción de la misma a causa de daños en la molécula de ADN.